Techo radiante sistema climatización
Calefacción, Climatización

Techo radiante sistema de climatización

Techo radiante, el sistema de climatización óptimo para proyectos de rehabilitación y reforma

¿Estás pensando en realizar reformas en casa, en la oficina, en local comercial…? ¿Te has planteado la posibilidad de aprovechar para cambiar el sistema de calefacción por otro más eficiente, que ofrezca calor en invierno y frío en verano?

La calefacción radiante es una de las mejores soluciones para conseguir una gran sensación de confort térmico, con la que podremos calentar en invierno y enfriar en verano cualquier estancia, bien sea una vivienda, como espacio de trabajo o un local comercial. Además, se trata de uno de los sistemas más eficientes que existen, que permite elevados niveles de ahorro de energía.

En su momento, os hablamos en este espacio del suelo radiante y de sus ventajas. En esta ocasión vamos a hablar del techo radiante, un sistema que funciona por el mismo principio que el suelo radiante, pero que, sin embargo, aporta una serie de ventajas adicionales. Sobre todo, si estamos hablando no de obra nueva sino de una reforma (total o parcial).

Transmisión de calor por radiación infrarroja

En primer lugar, hay que tener claro un concepto. La calefacción radiante se basa en la transmisión de calor por radiación infrarroja, no mediante convección (como es el caso de la climatización que tiene como medio transmisor el aire), pasando de cuerpos sólidos con mayor temperatura a otros con temperatura inferior que se encuentren próximos, y calentando el aire de la estancia de manera indirecta y uniforme.

Es importante aclarar este punto para dejar al margen posibles debates como “si el calor sube, la climatización en el techo no debe ser muy eficaz…” Frente a otros, el sistema de calefacción radiante evita la estratificación del calor, es decir, que el aire caliente se desplace hacia arriba y se produzcan diferencias térmicas entre la parte inferior y la superior.

El suelo y el techo radiantes son los sistemas más usuales de calefacción radiante. En ambos casos, el origen de la producción de calor, el medio de transmisión (agua) y el sistema (tuberías de mayor o menor diámetro) no varían.

Pero mientras en el caso del suelo radiante la instalación de los componentes del sistema se realiza a una cota inferior a la del piso del inmueble (sobre un aislante colocado sobre el forjado), para después cubrir con mortero y colocar el pavimento más adecuado para que el sistema funcione de manera adecuada (fundamentalmente cerámico), en el del techo radiante la instalación es bastante más sencilla.

Las placas de yeso laminado que componen un sistema de techo radiante vendrían a sustituir al falso techo que se coloca en las viviendas (bajo el que se esconde habitualmente el sistema de electricidad) o al techo técnico habitual en edificios de oficinas. La única diferencia es que, además del aislamiento correspondiente y de dejar los espacios para la conexión hidráulica, esos paneles llevan integrados unos tubos (de diferentes diámetros) por los que circulará el agua que calentará o refrescará el ambiente de la estancia.

Techo radiante sistema climatización

Ventajas añadidas del techo radiante frente al suelo radiante

Las ventajas de los sistemas de calefacción radiante son ya de sobra conocidos. Entre ellos podemos destacar:
– Elevada eficiencia energética, tanto por no tener que calentar todo el volumen de aire, como por trabajar a bajas temperaturas lo que le convierte en un sistema de transmisión perfecto para calderas de alta eficiencia, energía solar, bombas de calor…

– Calor en verano y frío en invierno. Es reversible, distribuye tanto calefacción como refrigeración.
– Libera espacios al no tener elementos que interfieran en el diseño interior.
– Elimina movimientos de aire.

A esas ventajas, el techo radiante suma otras como:
– Menor inercia térmica
– Mayor capacidad de refrigeración.
– Mayor facilidad a la hora de acometer posibles averías.

Y si ya hablamos de la instalación durante una obra de rehabilitación o reforma, a esas ventajas el techo radiante suma otras como:

– Sencillez y rapidez de instalación. Al contrario que el suelo radiante, no hay que realizar una obra para obtener el espacio necesario para colocar todo el sistema.
– Mejora los tiempos totales de la reforma. Al ser una instalación en “seco” no retrasa el resto de los trabajos que conlleva habitualmente una reforma.
– El coste de la instalación es menor que la del suelo radiante, por toda la obra que requiere este último.
– En el caso de que la reforma no vaya a afectar a todos los espacios de la vivienda, se puede decidir instalar techo radiante únicamente en alguno de ellos.

Instalación de techo radiante en una vivienda de Mendavia

Recientemente, Ochoa-Lácar tuvo la oportunidad de colaborar con Fontanería y Calefacción Ordóñez (instalador) y Radiant Klima System RKS (fabricante) en la instalación de un sistema de techo radiante en una vivienda de Mendavia (Navarra).

La instalación era parte de las obras de rehabilitación de un piso en un bloque de viviendas. Obras de reforma en las que no se incluía ni la cocina ni el baño, lo que imposibilitaba la instalación de un sistema radiante, a no ser que fuera el de techo radiante. Por eso se eligió este sistema.
Techo radiante sistema climatización

“La ejecución de este proyecto -comenta Jorge García, técnico de Ochoa-Lácar– nos ha confirmado que la instalación de techo radiante no es tan invasiva a la hora de la reforma como lo es el de suelo radiante. Con un coste de materiales similar, la instalación de techo radiante es más económica y los tiempos de ejecución mucho más limitados”.

Techo radiante sistema climatización

El proyecto se completó con la instalación de una bomba de calor (aerotermia) de la marca Junkers, que tiene la particularidad, apunta Jorge García, “de controlar la humedad relativa que tenemos en el local y adaptar la temperatura del agua para evitar las condensaciones en las superficies, pudiendo así enviar el agua a menor temperatura cuando dicha humedad sea bajo, consiguiendo refrescar mucho más el local”.

Si queréis informaros más en profundidad sobre el sistema de techo radiante, conocer de primera mano cuáles son sus ventajas frente a otros sistemas y confirmar con nuestros técnicos si puede ser la mejor solución para la climatización de vuestra vivienda, local comercial o espacio de trabajo, no dudéis en acercaros por nuestras instalaciones de Ochoa-Lácar en la calle Navas de Tolosa de Pamplona (volvemos a partir del 19 de julio, teléfono 948 22 72 44) y del Polígono de Agustinos, calle BF (teléfono 948 30 30 32), o por las de Algecosa en Fontellas, Ctra. Zaragoza, km 98,2 (teléfono 948 82 33 00).
¡Os esperamos!

Temas que te pueden interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *