¿Qué pasará con el sector de la construcción en 2024?

construccion sector

¿Qué pasará con el sector de la construcción en 2024?

Dice el refrán que “después de las vacas gordas vienen las vacas flacas”. Y no es que se ajuste del todo a ello las previsiones de la evolución del sector de la construcción para este año, pero sí que los datos señalan ciertas dificultades para seguir creciendo.

Pero todo tiene su razón. Lo cierto es que el sector de la construcción europeo registró un ejercicio récord en 2022, dejando el listón muy alto para 2023. Y mantener ese ritmo de crecimiento no es sencillo en el entorno europeo actual.

Según el último informe Euroconstruct, presentado por el Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC), el sector a nivel europeo comenzó a replegarse en 2023 (-1,7%) y todo apunta a que en el presente ejercicio continuará en esa línea (-2,1%). Las proyecciones para 2025 y 2026 vuelven a ser positivas, con crecimientos entorno al 1,5%.

Unas previsiones que dejan fuera (para bien) a España, ya que de entre los diecinueve países analizados para estudiar la evolución del sector en el bienio 2023-2024, únicamente hay seis que tienen previsto acabar 2024 por encima de lo registrado en 2022, y el más grande por volumen de actividad de todos ellos es nuestro país.

De acuerdo con los datos aportados por el último informe Euroconstruct, el sector de la construcción en España cerró 2023 con un crecimiento del 2,8%, llegando a un nivel de producción ligeramente superior al del año 2019. Las previsiones para 2024 y 2025 indican que ese crecimiento se desacelerará, registrando aumentos del 1,4 y el 1,2%, respectivamente.

Pero no todo es de color de rosa. Esas positivas previsiones se alcanzarán gracias al apoyo de los fondos Next Generation Europa, “lo que nos lleva a pensar -señalan desde ITeC- que, si descontásemos su efecto, el sector construcción se encontraría en claras dificultades”. Y a ello se unen “una cronificación de los problemas de escasez de mano de obra y el temor de que pueda pasar algo parecido con los altos costes de los suministros, la energía y el crédito”.

Los datos aportados por el último informe Euroconstruct, el sector de la construcción en España cerró 2023 con un crecimiento del 2,8% Clic para tuitear

Previsión por sectores

Rehabilitación e ingeniería civil fueron los dos sectores que tiraron del carro del sector durante el pasado ejercicio. Pese a ello, el de la rehabilitación confiaba que se acogieran al programa PREE más hogares para abordar una mejora de la eficiencia energética de su vivienda. Sin embargo, de momento, según indica el informe Euroconstruct, “los frutos del programa están por debajo de les expectativas creadas, que hacen que la previsión para 2023 (2,5%) y 2024 (2,6%), pese a ser robusta en comparación con la edificación de nueva planta, tenga algo de decepcionante”.

Y para los dos años siguientes (2025 y 2026) apuntan a que existe “riesgo de que el mercado se retraiga conforme se agota el calendario de las subvenciones, pero creemos que se puede evitar si las administraciones que han tenido menos éxito hasta el momento hacen un esfuerzo para ponerse al nivel de aquellas que sí han tenido éxito estimulando la demanda”.

Por el contrario, el sector de la ingeniería civil es el que más partido está sacando de los fondos Next Generation Europa. Una larga lista de proyectos preparados para su ejecución se ha visto beneficiada de ello. Sin embargo, las constructoras, analiza el informe, “no se están lanzando indiscriminadamente a competir por estos contratos, al menos mientras siga habiendo tanta incertidumbre con los costes”.

¿Y esto qué puede suponer? “Que, si no se adjudican todos los proyectos que se han licitado hasta el momento y se agotan los proyectos para licitar, España se vería obligada a devolver a Bruselas los fondos no consumidos”, comentan desde ITeC. El cierre del ejercicio 2023 ha sido particularmente expansivo (7%), y las tasas de crecimiento previstas para este año y el que viene retroceden hasta un 3,9% en 2024 y un 2,6% en 2025 (aún por encima a las previstas para el PIB).

Por último, el sector de la edificación residencial se halla en una situación ambigua, “con una caída de la compraventa y unos precios en aumento”. El informe apunta que la evolución de la promoción será bastante plana, sin un aumento en la cartera de proyectos, “que se repone conforme se va entregando producto”. Así, tras un pequeño avance experimentado en 2023 (del orden de un 1%), este año se prevé un estancamiento y un ligero retroceso para 2025 (-0,5%).

Según el informe Euroconstruct, estos tres años “deberían servir para despejar las dudas sobre varios frentes: cuáles serán los efectos reales de la nueva Ley de Vivienda, hasta qué punto se ejecutará toda la vivienda pública anunciada antes de las elecciones y en qué momento regresará al mercado el comprador tradicional al cual le es imprescindible obtener una hipoteca. Creemos que estas tres cuestiones tienen probabilidades de resolverse favorablemente, con lo cual el subsector residencial podría escapar del estancamiento en 2026 (2,5%)”.

Principales indicadores del sector en 2023

Los principales indicadores del sector de la construcción hasta final de 2023 recopilados por el Observatorio Industrial de la Construcción recogen, en comparación con el ejercicio anterior, un ascenso porcentual en los principales parámetros: afiliación, ocupación, licitaciones, visados de obra nueva y empresas inscritas. En este enlace podéis ver los datos referidos a Navarra.

Así, según los datos del instrumento de la Fundación Laboral de la Construcción para la observación y análisis del sector señalan que en materia de empleo hubo un incremento anual en la afiliación del 2,7% (un 3,5% en Régimen General y un 0,7% en Autónomos). Las mujeres afiliadas crecieron un 4,3% alcanzando la cifra de 157.020 y representando actualmente el 11,2% del total de personas afiliadas a la construcción.

El número de personas ocupadas alcanzó la cifra de 1.378.500 trabajadores/as (un 3,7% más), Las cifras de paro, mientras que el porcentaje de parados/as se contrajo en un -12,2% anual. El dato negativo fue el que el porcentaje de población joven solo representó el 8,8% de las personas ocupadas (lo que refuerza el hecho negativo tanto de la falta de relevo como de la falta de mano de obra).

Y, por último, el número de visados entre enero y octubre aumentó un 0,3% con respecto al mismo periodo de 2022, destacando el incremento de los de obra nueva (2,6%), mientras que los de rehabilitación cayeron un -8,6%.

  Temas que te pueden interesar

2024-01-16T13:21:56+01:0016 enero, 2024|Construcción|Sin comentarios
Ir a Arriba