climatización futuro temperatura confort
Climatización

La climatización del futuro: alcanzar la temperatura de confort de forma eficiente

En poco menos de un mes (el próximo 21 de junio) dejaremos atrás la primavera y entraremos en el verano… ¿En serio? El cambio climático está provocando que en los últimos años la relación entre estaciones del año y condiciones climáticas (al menos en lo que a temperaturas se refiere) haya variado con respecto a lo que estábamos acostumbrados … y quizá esa relación ya no vuelva a ser la misma. Según lo previsto por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el pasado otoño las temperaturas fueron más cálidas de lo normal. Y las predicciones para el periodo mayo-junio-julio apuntan que la probabilidad de que sean más bajas de lo habitual para estas fechas -al menos en el tercio norte del país- es de entre un 30 y un 50%.

Ante estas predicciones tan variables, donde en una misma semana (incluso en el mismo día) podemos pasar del frío al calor o del calor al frío, ¿Qué tipo de climatización sería la más adecuada para lograr el bienestar en nuestro hogar y tener una temperatura de confort? Todos los expertos apuntan en una dirección: la bomba de calor, con el que se pueden cubrir tanto las necesidades de agua caliente sanitaria (acs) como las de climatización de una vivienda. Una tecnología que es capaz de operar tanto en modo calefacción como en modo refrigeración, logrando la temperatura adecuada de una forma eficiente, además de utilizar energía procedente de fuentes renovables, lo que reduce considerablemente el consumo energético.

En el post publicado en este mismo blog bajo el título Bomba de calor, una tecnología limpia y respetuosa con el medio ambiente se daba cuenta además de las características positivas de este sistema que contribuirán a cumplir con los objetivos de la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios (2010/31/EC) para que a partir del 31 de diciembre de 2020 todos los edificios de nueva construcción (a partir de 2018 en el caso de los edificios públicos) sean de consumo de energía casi nulo o nZEB (Nearly Zero Energy Buildings), en lo que es uno de los grandes retos del sector de la construcción.

La Bomba de calor, una tecnología limpia y respetuosa con el medio ambiente Clic para tuitear

Una legislación que impulsará -tal como señaló Jordi Mestres, director general de Baxi en España y Portugal, en la última convención anual de la compañía que se desarrolló bajo el concepto «La climatización del futuro a nuestro alcance”- la instalación de sistemas como la bomba de calor (aire/agua o aire/aire), el suelo radiante, la regulación conectada y la energía solar (térmica y fotovoltaica), para cumplir con las obligaciones que impondrá el nuevo Código Técnico (CTE) y alcanzar los requerimientos energéticos de los nZEB.

Si la línea a seguir para conseguir la eficiencia energética está ya trazada en el caso de los edificios de nueva construcción, también lo está en el de los inmuebles ya construidos. En los próximos años, la rehabilitación será la principal área de actuación del sector de la construcción. Y es que, según datos del IDAE, de los alrededor de 26 millones de viviendas que hay en España, 15 millones tienen más de 30 años y seis más de 50; y de todas ellas, el 60% se construyeron sin seguir ninguna normativa energética. En la actualidad, el gasto energético de los edificios supone el 17% del total de la energía que consume el país, por lo que con estas cifras, sería necesario rehabilitar una media de 400.000 viviendas por año para cumplir con los objetivos marcados por la UE para 2018 y 2020.

Para cumplirlos, además de actuar sobre los aislamientos térmicos del edificio y los cerramientos, es conveniente también hacerlo sobre la eficiencia de los sistemas de climatización y así lograr una calificación energética B o A.

En este sentido, las ventajas que un sistema por bomba de calor tiene frente a otros vienen dados -tal como señala Manuel Herrero, adjunto a la Dirección General de la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC)– «por su propia naturaleza. Entre ellas se pueden destacar su alta eficiencia, ya que una gran parte de la energía que aportan procede de fuentes renovables; se trata de una tecnología madura, lo que aporta solidez y fiabilidad a las instalaciones; con un amplio catálogo de tipologías, capaces de ofrecer soluciones a un número prácticamente ilimitado de aplicaciones; y, en el caso de las reversibles, con un solo equipo se puede atender a la calefacción y a la refrigeración, a lo que se añade la producción de acs en el caso de los multitarea». A todas estas ventajas, indica Herrero, «se suma su sencillo mantenimiento, puesto que son equipos con un funcionamiento autónomo que cuentan con los elementos necesarios para su operación, y disponen de sistemas de control que proporcionan la información necesaria para su mantenimiento».

¿Queréis conocer más sobre la bomba de calor? Os invitamos a que os acerquéis a las instalaciones de Ochoa-Lácar y Algecosa, en las que disponemos de las última novedades de equipos de bomba de calor de las marcas Baxi, Junkers, Saunier Duval y Viessmann, y donde tendréis la posibilidad de contar con el asesoramiento de nuestro personal especializado.

Recordaros -tal como publicamos en nuestra página de Facebook-.que el libro “La bomba de calor Fundamentos, tecnología y casos prácticos”, editado por ATEC, está disponible en versión digital en plataformas como La Casa del Libro o Amazon. Desde su presentación en la Feria de Climatización 2015, se han distribuido más de 10.000 ejemplares convirtiéndose en la publicación de referencia del sector en relación con esta tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *