mantenimiento caldera gas
Calefacción, Climatización

Mantenimiento de la caldera de gas, ¡llegó la hora!

Iniciado ya el mes de septiembre, nos encaminamos hacia los días en los que pondremos en funcionamiento la calefacción y mayor uso daremos a nuestra caldera de gas. Es de suma importancia garantizar la seguridad en las instalaciones de gas, ya que una pequeña fuga o una mala combustión de la caldera puede afectar a la salud y el bienestar de los habitantes de nuestro hogar.

En la actualidad, las medidas de seguridad tanto de las calderas como de las instalaciones han mejorado mucho. Pero para mantener y garantizar su seguridad y eficiencia es importante realizar un adecuado mantenimiento de la caldera de gas, tener al día las inspecciones y revisiones obligatorias y pensar en reponer aparatos antiguos como los de tipo atmosférico por calderas de condensación o calentadores de agua a gas estancos.

Hay que diferenciar entre los conceptos de inspección y revisión, y conocer cuáles son sus diferencias. Las inspecciones de las calderas de gas las lleva a cabo un operario de la compañía distribuidora con la que se tiene contratado el suministro de gas. Su función pasa por revisar el funcionamiento de la instalación completa: estanqueidad y estado de conservación del contador, estado y eficiencia de las tuberías, llaves y gomas. En este caso, son las propias compañías las que tienen la obligación de asegurarse de que la revisión se haga correctamente y a tiempo. Por ello, nos avisarán, bien por carta o bien por avisos en áreas comunes de la vivienda, al menos con cinco días de antelación (si no vamos a estar en nuestro domicilio, podemos solicitar una fecha alternativa). Las inspecciones completas se realizan cada cuatro o cinco años, según el tipo de gas y la comunidad.

Es de suma importancia garantizar la seguridad en las instalaciones de gas y realizar las correspondientes inspecciones y revisiones obligatorias Clic para tuitear

En el caso de las revisiones de calderas de gas el periodo para realizarlas es cada dos años, aunque puede variar en base a las especificaciones técnicas de cada aparato y de las recomendadas por cada marca en el manual de mantenimiento. En general, la recomendación general de los diferentes fabricantes es realizarla anualmente para garantizar una combustión óptima, una mejor eficiencia energética y una mayor vida útil del aparato. Su objetivo es controlar el correcto funcionamiento del equipo, por lo que la opción más recomendable es contactar con el servicio técnico oficial del fabricante, ya que son los que mejor conocen los aspectos técnicos de cada uno de sus equipos y nos garantizarán el suministro de recambios originales en el caso de que sea necesario realizar alguna reparación.

En resumen, con el mantenimiento periódico de nuestra caldera, además de garantizar nuestra seguridad, conseguiremos su máxima eficiencia, reduciremos el consumo energético, aumentaremos su vida útil y evitaremos los gastos que puede conllevar la reparación de averías -a veces imposibles de solucionar- que pueden aparecer por posponer esa revisión.

Por tanto, recuerda que la revisión debe ser siempre realizada por un técnico profesional, y si crees que ha llegado la hora de actualizar tu caldera puedes pasar por nuestras instalaciones de Ochoa-Lácar en Pamplona (calle Navas de Tolosa y Polígono de Agustinos, calle BF) y Algecosa en Fontellas (Ctra. Zaragoza, km 98,2), en donde nuestro personal especializado te asesorará sobre los modelos que más se ajusten a tus necesidades de marcas como Baxi, Viessmann, Viadrus, Junkers, Saunier Duval, Ferroli o Vaillant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *