HISTORIA

Origen

Ochoa-Lácar es una empresa familiar cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XIX. Fundada bajo el nombre de “Ochoa Artola y Compañía”, inició su actividad empresarial dedicada al comercio de hierro y carbones en un local de la calle Navas de Tolosa de Pamplona.

En 1912, Doña Concepción Lácar, viuda de Niceto Ochoa, uno de los socios fundadores, adquiere todas las participaciones de la sociedad y se convierte en la única propietaria. En 1917 deja el negocio a sus hijos Daniel, Emilio y Adelardo, constituyéndose la nueva sociedad “Ochoa-Lácar Hermanos”.

Emilio, Doctor en medicina, cede sus participaciones a sus hermanos para dedicarse a su vocación en Tudela. Daniel Ochoa-Lácar toma entonces las riendas del negocio, asentándose cada vez más en el comercio del hierro. A medida que el negocio fue creciendo, el local de Navas de Tolosa se hizo insuficiente. La empresa opta por alquilar locales en distintas zonas de Pamplona, según aumenta su necesidad de espacio.

Consolidación

En los años 50, Miguel Ángel Ochoa-Lácar Castro (hijo de D. Emilio), pasa a ocupar la posición de Director General. Las circunstancias del negocio cambian y la empresa opta por alquilar naves industriales en las que almacena productos de gran longitud.

En 1962 la empresa decide construir sus propias instalaciones en un terreno de 4.500 metros cuadrados en Mendillorri, por aquel entonces un barrio de Pamplona. Esta decisión fue decisiva en la historia de la compañía, ya que a partir de ese momento la consolidación del negocio fue progresiva.

En 1975 D. Miguel Ángel Ochoa-Lácar unifica la estructura de propiedad del negocio al adquirir el 50% de las participaciones, hasta entonces en manos de su tía Dña. Luisa Goyeneche, viuda de D. Daniel.

Expansión

En 1994 Ochoa-Lácar adquiere 12.000 metros cuadrados en la nueva zona industrial del Polígono de Agustinos, al proyectarse la construcción de viviendas en los terrenos de Mendillorri que ocupaba entonces.

Aprovechando el cambio de ubicación, la empresa multiplica por tres el espacio de sus instalaciones y la maquinaria, con lo que aumenta también la gama de productos y servicios que ofrece a sus clientes, al tiempo que se centraliza la gestión y las oficinas.

A partir de este momento y con la compra de Algecosa, empresa de Tudela dedicada a la distribución de sanitarios y productos de calefacción de la marca Roca, Ochoa-Lácar extiende sus esfuerzos a dos líneas de negocio claramente diferenciadas: distribución y transformación de hierros y metales; y distribución de sanitario, fontanería y calefacción. El local de Navas de Tolosa, situado en el centro de la ciudad, se amplía y se diseña como exposición de baños.

En 1998, preocupada como siempre por la mejora continua y las necesidades del cliente, Ochoa-Lácar es la primera empresa del sector que se certifica como ISO 9002, consolidando de esta forma la expansión en la zona sur de Navarra y aplicando las más modernas técnicas de gestión de la calidad a los procesos elaborados y contrastados por la empresa en sus más de 100 años de trayectoria.

Actualidad

En el año 2000 María Pilar Ochoa-Lácar Monterde, hija de D. Miguel Ochoa-Lácar, se hace cargo de la dirección general del grupo. La empresa sigue creciendo, adaptándose a los cambios del mercado y los nuevos retos. En el año 2004 amplía sus instalaciones en 2.500 metros cuadrados, adquiriendo una línea de granallado y pintura, así como una prensa, que se suman a los servicios ya prestados.

En 2005, la directora general es nombrada “Empresaria del Año” de Navarra. Este galardón, que recibió con agradecimiento e ilusión, no sólo es un reconocimiento explícito a su labor como gestora y un reto para todos los componentes de la empresa. También supone el reconocimiento al esfuerzo, la ilusión y la filosofía de trabajo de cuatro generaciones de la familia Ochoa-Lácar, entregadas a un proyecto que lleva más de un siglo repercutiendo en el desarrollo económico e industrial de Navarra.

En julio de 2010, Algecosa traslada su exposición de baños al centro de Tudela, a la calle Capuchinos, 9 y deja en Fontellas el almacén, para diferenciar todo lo relativo al baño y su entorno de lo que es el servicio directo al profesional. La larga crisis económica y nuestro compromiso en la mejora continua nos lleva a integrar y reubicar el autoservicio de fontanería, calefacción y saneamiento junto a la exposición de baños, a la primitiva localización en el km. 98 de la carretera de Zaragoza en Fontellas.